19.4.13

Mmm… Festín de gulas y setas


Después de la receta del otro día, que está estupenda pero lleva mucho trabajito, para que negarlo, prometí una receta de las que te alegran el día porque comes como una Reina y porque no se tarda nada, nadita en hacer. Aparte y todo sea dicho, es muy vistosa y económica, que no está la cosa para tirar la casa por la ventana…

A ver, a ver, que estaréis pensando que bebo desde por la mañana… Gulas, de las megacaras NO, los paquetitos de Gula del Norte que todos conocemos.

Ahora SI, que a todos nos gusta comer bien, pero sin alardes… que yo, por lo menos, no soy, ni seré rica heredera.

A por ello, que es un visto y no visto.


Los ingredientes: Setas de cardo, Gula del Norte, ajo, perejil, sal y aceite de oliva virgen extra, guindilla (opcional).

La infraestructura: sartén (2).

Los pasos y las cantidades: (Para 4 raciones)

- Setas de cardo (aprox. 400 grs)
- Gula del Norte (aprox. 500 grs)
- 2 ajos laminados
- 2 guindillas pequeñas
- sal, aceite y perejil picado

Se limpian bien las setas y se secan con un papel. No hace falta trocearlas, lo de siempre, ya las trocearemos al comer, que así queda más mono el plato.

Se salan y se ponen en una sartén a fuego medio con un poco de aceite, primero un lado y luego el otro, hasta que las veas hechas. Reserva.

En otra sartén se hecha un poco de aceite y se empieza a dorar el ajo que previamente lo habremos laminado y quitado el rabito interior (que es lo que repite), y todos queremos tener una buena comida y una mejor sobremesa…

Cuando esté dorado, se retira y se pone la guindilla un poquito para que también suelte su sabor. Después agregamos la Gula para que se haga en el aceite donde hemos dorado los ajos.  Cuando ya esté lista, no tarda nada, añadimos de nuevo los ajos y la guindilla. Reserva.

Seguidamente en un bol se bate con un tenedor aceite de oliva, perejil picado y un pelín de sal.

Emplatado: Coloca las setas haciendo un círculo, con la parte más gruesa y estrecha hacia el interior, en cada plato. Coloca encima un montoncito de gulas con el ajo y la guindilla, y vierte por encima con una cuchara sopera, para controlarlo mejor, el aceite con el perejil.

Sírvete una copa de vino blanco y unas regañás y a disfrutar del festín.

No me podréis decir que no es sencillo…

¿Os hace?

6 comentarios:

  1. Ay, qué buena pinta!

    Esta la voy a poner en práctica ya mismo! Me parece fácil y muy rica!

    Eso sí, odio el perejil, así que... prescindiré de él seguro!

    Bs, Vir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está como dice hijo, de diez, Mami, de diez…jajaja

      Eliminar
  2. Cómo me gustan las setas!! y ese regustillo a ajo, mmmm, deliciosas!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encanta ese regustillo, eso si, luego a lavarse los dientes de inmediato. :)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias, Raquel.
      Desde pequeña mi madre me enseñó que la comida, a parte de rica, tiene que entrar por los ojos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...